Carlos Riveros

Cadena de acontecimientos, por Carlos Riveros

Asuntos importantes le impidieron tomar el vuelo. Maldijo su suerte. Era la segunda vez que perdía el vuelo a Londres. La junta directiva me va a matar, pensó. Al diablo con la junta directiva, se dijo después, todos comen de mi mano. Se acomodó el cabello para atrás, y, con paso seguro, caminó hacia la

Leer mas..

Cees Noteboom: “A veces hay que inventarse una memoria”

El holandés Cees Noteboom es, también, un ser único. Nacido en 1933, ostenta un nombre cuya extensión ya es metáfora de un viaje: Cornelis Johannes Jacobus Maria Noteboom, pero es solo Cees Noteboom para todos los fines de su azarosa existencia de escritor y viajero impenitente. Su bibliografía es igualmente caudalosa y ha cosechado varios

Leer mas..

Attica Locke y su rebelión literaria contra el racismo en EE UU

Attica Locke (Houston, Texas, 1974) sabe lo que es vivir con el terror en la piel solo porque no es blanca. Con Texas blues (ADN, traducción de Ana Herrera) trató de exorcizar sus peores miedos cuando la pesadilla se hizo realidad. Escrita antes de la elección de Trump y de los acontecimientos de Charlottesville la

Leer mas..

Yo amo a mi papi, por Carlos Riveros

A mi padre, porque yo amo a mi papi. Este 2017, con todas las alegrías que me trajo, me dio el golpe más duro que me ha tocado vivir y se llevó a mi padre. Aunque él estaba pasando por una penosa enfermedad, y era inminente lo que tenía que ocurrir, uno nunca puede estar

Leer mas..

Loco, por Carlos Riveros

Soy un artista. Hago esculturas. En serio, esculturas. Podría citarte, por ejemplo, El Pensador, y La Piedad, pero quizá  aún no las conozcas, y es que de ésas sólo yo sé su existencia. Ya las esculpirán, a su debido tiempo. Bueno, pero te hablaba de mis esculturas. Las mías son mejores. Mucho mejores. Porque las

Leer mas..

Mi sicario preferido, por Crlos Riveros

A Sergio lo conocí en el Averno, la discoteca más gay de la ciudad. Habíamos ido César, La Rulú y yo, los tres nomás, sin protección ni guardaespaldas. Era viernes y era cumpleaños de César y queríamos divertirnos sin tener que ver a unos mastodontes detrás de nosotros que nos recordaran con su sola presencia

Leer mas..

Pequeño cuento gótico, por Carlos Riveros

Cuando ella se desmayó entre sus brazos, él observó sus labios y sus mejillas y su cuello detenidamente. Su cuello. La tentación de morderle el cuello y beber su sangre lo asaltó una vez más. Tuvo que concentrarse para controlar sus deseos, su naturaleza. No de esta manera, se dijo. La cargó y guio sus

Leer mas..

La chica triste que me hacía feliz, por Carlos Riveros

La canción terminó y todos aplaudieron. Todos, menos ella, que miraba para cualquier lado, desentendida del espectáculo. – ¿Qué te pasa? – le pregunté, mientras tomaba lo último de cerveza que quedaba en mi vaso. – Necesito pintar. ¿Nos vamos? – Pero el concierto está casi por acabar. – Necesito pintar. En serio. Yo conocía

Leer mas..

La búsqueda de la bruja, por Carlos Riveros

A Micca, la bruja más linda y tierna. Cuando Micaela volteó la esquina se cruzó con su Otra Mitad. Pudo ver el punto luminoso sobre el hombro derecho que su Maestro le había explicado llevamos todos pero que sólo vemos en nuestra Otra Mitad. Azorada, lo siguió con la mirada hasta que éste cruzó a

Leer mas..

Raúl Zurita: “Chile es un país arribista, egoísta, sumiso culturalmente”

El olvido es imposible para el poeta chileno Raúl Zurita (1950). Torturado por el régimen de Pinochet en los 70, decidió responder con la violencia extrema del arte. Aquí sus ideas. El Premio José Donoso reconoce una nueva madurez en su poesía. ¿Considera su obra una constante reinvención? He trabajado dos ideas. Una, el tránsito

Leer mas..
Scroll to Top