September 25, 2022 1:15 pm

El huracán Fiona azota Puerto Rico y República Dominicana

Un hombre camina por una calle inundada por el huracán Fiona en Cayey, Puerto Rico, el domingo 18 de septiembre de 2022. (AP Foto/Stephanie Rojas)
Facebook
Twitter
Email
Print

SAN JUAN, Puerto Rico (AP) — El huracán Fiona pasó el lunes sobre la República Dominicana, un día después de dejar sin electricidad a todo Puerto Rico y causar daños que el gobernador de la isla señaló que eran “catastróficos.” Muchas personas también se quedaron sin servicio de agua.

El impacto de Fiona fue más devastador para Puerto Rico debido a que aún no se ha recuperado del paso del huracán María, que causó la muerte de casi 3.000 personas y destruyó la red eléctrica en 2017. Cinco años después, más de 3.000 hogares de la isla siguen teniendo lonas azules como techo.

El viento y el agua de Fiona arrancaron el pavimento de las carreteras, así como los tejados y enviaron torrentes a las casas. La tormenta también derribó un puente e inundó la pista de un aeropuerto.

Las autoridades no informaron de ninguna muerte causada directamente por Fiona, pero las autoridades de Puerto Rico dijeron que era demasiado pronto para conocer el alcance total de los daños. Todavía se prevé que la tormenta desate lluvias torrenciales en todo el territorio estadounidense.

Las autoridades de la isla informaron de una muerte relacionada con el apagón: un hombre de 70 años murió quemado cuando intentó llenar su generador de gasolina mientras estaba en funcionamiento.

El gobernador Pedro Pierluisi se negó a decir cuánto tiempo tardaría en restablecerse la electricidad, pero dijo que para la mayoría de los clientes “es cuestión de días”.

La oficina del Servicio Meteorológico Nacional de la isla dijo que se estaban produciendo inundaciones repentinas en las zonas del centro-sur de Puerto Rico y tuiteó: “¡Muévanse a un terreno más alto inmediatamente!”.

Hasta 56 centímetros (22 pulgadas) de lluvia cayeron en algunas zonas de Puerto Rico y los meteorólogos dijeron que otros 10 a 20 centímetros (4 a 8 pulgadas) podrían caer a medida que la tormenta se aleja, con incluso más posible en algunos lugares.

Se proyectaron totales de lluvia de hasta 38 centímetros (15 pulgadas) para el este de la República Dominicana, donde las autoridades cerraron los puertos y las playas y le dijeron a la mayoría de la gente que se quedara en casa sin trabajar.

“Es importante que la gente entienda que esto no ha terminado”, dijo Ernesto Morales, meteorólogo del servicio meteorológico en San Juan.

Dijo que las inundaciones alcanzaron “niveles históricos”, y que las autoridades evacuaron o rescataron a cientos de personas en todo Puerto Rico.

El lunes a las 2 de la tarde, Fiona estaba centrada a unos 270 kilómetros (165 millas) al sureste de la Isla Gran Turca y avanzaba hacia el noroeste a 15 kilómetros (9 millas) por hora, con vientos máximos sostenidos de 150 km/h (90 mph), según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

Los vientos con fuerza de tormenta tropical se extendían a 220 kilómetros (140 millas) desde el centro.

Se prevé que la tormenta se adentrará en el Atlántico por la tarde y pasará cerca de las islas Turcas y Caicos el martes. Podría acercarse a las Bermudas como huracán de categoría 3 a finales del jueves o el viernes, según los pronósticos.

Al este de República Dominicana, árboles y postes del tendido eléctrico derribados por los vientos, dejaron una cantidad aún no determinada de viviendas sin energía en la provincia de La Altagracia, donde el huracán Fiona hizo el primer contacto con la isla.

Los vientos de más de 140 kilómetros (86 millas) por hora con que llegó el fenómeno, desprendieron los techos, puertas y ventanas de las viviendas más humildes de las comunidades del este y noreste del país como San Rafael del Yuma, Higüey, Verón, Punta Cana, Hato Mayor, El Seibo y Samaná.

La mañana del lunes, el Centro de Operaciones de emergencia (COE), emitió la máxima alerta meteorológica (alerta roja), para 15 provincias del este este y norte del país, y un aviso intermedio (alerta amarilla), para 16 provincias más al sur y oeste.

“No hemos dormido estando pendiente, disque en Higüey arrasó”, dijo a The Associated Press Elizabeth Santana, una residente de la provincia de El Seibo, al noreste de la isla.

Hasta esta mañana, las autoridades de emergencia y protección civil reportaban 54 viviendas afectadas, 789 personas desplazadas a áreas más segura de la que residen, y 519 ciudadanos en albergues.

En cuanto a infraestructuras se registran al menos una carretera de El Seibo obstruida por un árbol, y otra por deslizamiento de tierra en la norteña ciudad de la Vega, a dos horas de la capital.

Situación similar se vive en la turística y pesquera península de Samaná, al noreste del país, donde fuertes vientos y oleaje se sienten desde ayer, y por se prevé el fenómeno tendrá el último contacto con la isla hasta alejarse más al norte por el océano atlántico.

Mientras en la zona de Punta Cana, también en el este, el principal polo turístico del país, cientos de miles de turistas se mantienen en sus habitaciones, sin que hasta el momento se hayan reportado incidentes o daños importantes en instalaciones hoteleras.

Aurelia Fernández, una maestra retirada que vive en la capital dominicana, donde solo han ocurrido algunas lluvias, expresó preocupación por las personas afectadas.

“Los servicios básicos duran mucho en restablecerse”, añadió la señora refiriéndose al agua potable y la energía eléctrica.

Desde el año 2004 con el huracán Jeanne, la República Dominicana no había sido impactada directamente por fenómeno de esta magnitud.

Las autoridades ordenaron a las pequeñas y medianas embarcaciones permanecer en puerto, tanto en la costa atlántica (norte) y caribeña (sur) debido a condiciones peligrosas asociadas a los vientos y olas anormales.

____

Martín José Adames colaboró con este despacho. Coto informó desde La Habana.

Articulos Anteriores

vea aqui más clasificados

La caricatura de rein

Siguenos