August 15, 2022 5:22 pm

En “Urabá”, Ricardo Gutiérrez rinde homenaje a casa

Facebook
Twitter
Email
Print
Por Lucy Gellman
NewHavenArts.org

El ojo mira directamente al espectador, abierto y sin parpadear mientras la pintura dorada y verde azulado se extiende por el marco. A un lado, un colibrí levanta sus alas azul verdosas y extiende una lengua fina y bifurcada. Por el otro, un lagarto Drácula de Anolis corretea hacia un grupo de rocas. Sus escamas brillan con un verde iridiscente. En los lienzos que lo rodeaban, florecían flores de hibisco rojo anaranjado.

Para el artista Ricardo Gutiérrez, se siente como en casa.

El Ojo Indígena de Ricardo Gutiérrez, instalado el pasado fin de semana en North Haven.

Gutiérrez es un pintor y fotógrafo que está trabajando para hacer crecer su huella en New Haven, mientras usa viñetas de su Colombia natal como telón de fondo. Después de presentar Urabá: The Promised Land el fin de semana pasado en North Haven, espera llevar su trabajo a lugares en New Haven, así como a Nueva York e internacionalmente. Actualmente practica en un estudio casero en el vecindario Edgewood de New Haven.

Vistas de la instalación en la exposición del artista.

“Cuando estoy pintando, estoy meditando”, dijo el viernes, rodeado de su trabajo en una galería que se encuentra sobre un mercado de carne en Middletown Avenue. “Se siente bien hacer eso. Estoy muy orgulloso de ser colombiano. Estoy muy orgulloso de mostrar mi cultura al mundo”.

Su trabajo reciente lleva más de dos décadas en desarrollo. Gutiérrez creció en Colombia, entre la región boscosa del norte de Urabá y la ciudad de Medellín, donde estudió en la Fundación Universitaria Bellas Artes. Incluso cuando era niño, dijo, sabía que algo era diferente en la forma en que veía el mundo que lo rodeaba. Mientras otros niños corrían y jugaban con carros de juguete, él pasaba el tiempo pasando sus manos por las rocas y la corteza de los árboles, sintiendo su peso y textura en sus manos. Se deslizó hacia la naturaleza tan a menudo como pudo.

“Me di cuenta de que era un artista”, dijo. “Quería construir cosas”.

Indígena Marrón.

Mientras desarrollaba ese sueño en casa, le da crédito a su padre, que también es pintor, también construyó una carrera como diseñador que lo llevaría a los Estados Unidos. En 2016, Gutiérrez se mudó a Nueva Jersey, luego a New Haven, para trabajar en una empresa de diseño. Se enamoró de Elm City por su multiculturalismo, y se quedó incluso cuando dejó un trabajo y comenzó su propio negocio de diseño. Más recientemente, trabajó con el artista Anthony Barroso en una campaña de vacunación en Fair Haven.

Sus obras recientes son testimonio del lugar que lo crió. Gutiérrez, que vive en la intersección de indígenas, negros y europeos, dijo que siempre quiso rendir homenaje a Urabá, incluidas las plantas y animales que ahora corren un gran riesgo por el cambio climático y la deforestación. Él llama molas a muchas de sus composiciones, en honor a los tejidos ornamentados, brillantes y tupidos por los que se conoce al pueblo indígena Gunadule a lo largo del Golfo de Urabá.

Las obras son instantáneamente llamativas y le dan al espectador una parte de Colombia a través de sus ojos. En su caballo Mola, caballo blanco estampado flota de perfil, es como si Gutiérrez hubiera agrandado una pieza de ajedrez de madera y la hubiera aplastado en el centro de su lienzo. A su alrededor, los colores se arremolinan: azul y oro rodeados de blanco, luego negro ininterrumpido y bandas de rojo. La línea de la mandíbula del caballo está metida en su cuello, la sugerencia de una brida fijada a su boca.

La rana dorada de Ricardo Gutiérrez en Urabá: La tierra prometida
Mola caballo.

En otras obras, hay partes iguales de nostalgia e intriga. Un plátano maduro solitario navega por el aire, envuelto en verdes y rosas y ya no está atado por la gravedad. Una figura mira con nostalgia a la distancia, sus ojos fijos en algo más allá del marco. Un mono escala una rama y se detiene para mirar al espectador con ojos grandes y curiosos.

Con sus obras, Gutiérrez logra equilibrar un sentido de fantasía con una profunda reverencia por la vida vegetal, animal y humana que está representando. Celebra las Palenqueras de Cartagena y deja volar su pincel con las decenas de pájaros y mariposas que brotan de su punta. En una exhibición de un tucán y un gallo instalados uno al lado del otro el viernes por la noche, los pájaros casi se caen de la pared, tan llenos de vida que parecía que podrían comenzar a discutir en cualquier momento.

En varias de sus molas, sus pinceladas florecen en patrones detallados, ininterrumpidos y laberínticos, como si estuviera desenredando hilo en lugar de pintura acrílica. Su Indígena Marrón, la estrella del programa del fin de semana pasado, pide a los espectadores que estudien un rostro dividido en dos lienzos, sus ojos brillan tanto por una mejilla blanca como por una morena.

Mola Mariposa.

En su Mola Mariposa, una mariposa más grande que la vida está congelada en su lugar sobre una ramita, sus delgadas piernas absorben todo el peso de su cuerpo. Sus antenas se extienden frente a ella, sondeando el aire. Un fondo amarillo y un marco amarillo texturizado la hacen resaltar, sus alas son un mosaico de color. Su firma, como en tantas de las obras, está oculta en una de las manchas oculares del insecto.

Gutiérrez dijo que espera que el trabajo genere una conversación en torno a la Colombia que conoce y ama, en lugar de la que a menudo se describe en los principales medios de comunicación. Debido a Covid-19, el artista no ha podido regresar durante años y su familia no pudo viajar para el espectáculo.

En algunas de sus composiciones más alegres, captura lo que extraña. Las flores florecen en rosas y naranjas, casi fragantes en sus lienzos. Los animales saltan y se deslizan de sus marcos. Si el espectador se acerca lo suficiente, casi puede escuchar un saludo susurrado.

“Cuando la gente me pregunta sobre Colombia, siempre dicen ‘Oh, cocaína'”, dijo. “No. Colombia no es cocaína. Colombia es más que eso. Colombia es multicultural. Colombia es sabor. A pesar de que estábamos en un lugar peligroso, la gente todavía está feliz allí. Y tratamos de trabajar todos los días para hacer un buen país. “

Siga al diseñador Ricardo Gutiérrez en Instagram o encuéntrelo en su sitio web.

Articulos Anteriores

vea aqui más clasificados

La caricatura de rein

Siguenos