August 16, 2022 10:22 pm

Jóvenes hablan de efectos de pandemia, 1 año después

Facebook
Twitter
Email
Print

Una joven en California, recién vacunada, sonríe y hace el signo de paz mientras posa para una foto con sus amigos. Se siente extraña, pero jubilosa sin su mascarilla.

En Australia, una niña juega con el perro que la familia adquirió en medio del encierro del año pasado. Apenas recientemente, tuvo que quedarse en casa de nuevo debido a un brote de coronavirus en las cercanías.

Un niño en un área remota del norte de Canadá, ahora un adolescente, siente alivio cuando se arremanga la camiseta para recibir la inyección.

Un adolescente en Ruanda que quería ser soldado cambió de parecer. La pandemia, dice, le ha mostrad una manera diferente de ayudar al mundo.

Son parte de un grupo de jóvenes con los que The Associated Press habló inicialmente el año pasado, cuando la pandemia comenzaba a extenderse por el mundo. Recientemente, la AP volvió a contactarlos para ver cómo estaban, y cómo los ha afectado la crisis global.

Han extrañado muchísimo a sus amigos. Han tenido problemas para mantenerse motivados y concentrarse en las tareas escolares desde casa, si tenían acceso a sus estudios. La mayoría siguen esperando la oportunidad de vacunarse, pero quieren hacerlo.

Están deseosos y felices y frustrados y esperanzados, al parecer todo al mismo tiempo. Pero dicen que la pandemia les ha dado resistencia y un aprecio por las cosas pequeñas.

“Me estoy dando cuenta de que … si existe una oportunidad para crear recuerdos, tienes que hacerlo porque esa oportunidad pudiera desaparecer”, dijo Michaela Seah, la joven en California.

En marzo del 2020, Michaela estaba en aislamiento en su dormitorio en Palo Alto, al sur de San Francisco. Enferma con fiebre, se quedó allí por dos semanas para proteger a su familia. Se sintió sola, dijo. Pero nadie más se enfermó.

Poco más de un año después, cruzó el escenario en la Escuela Secundaria Palo Alto para recibir su diploma. A inicios del 2022, comenzará su primer año en La Universidad de Nueva York con un semestre en Paris.

“Es un salto grande”, dijo la joven de 18 años. Se siente nerviosa, pero también excitada por empezar ese nuevo capítulo.

El gozo de reintegrarse al mundo — especialmente reunirse con sus amigos y familiares — ha sido un tema universal para los jóvenes que han podido hacerlo. “Estar con ellos, abrazarlos”, dijo Elena Maria Moretti, una niña de 12 años en Roma. El año pasado, ella estaba bailando hip-hop a solas en su dormitorio y desinfectando los paquetes que recibía la familia. Italia fue uno de los primeros países en sufrir enormes números de muertes debido al COVID.19.

Ahora, luciendo sus mascarillas, ella y sus amigos pueden caminar juntos a la escuela y visitarse. Estar separada de ellos — varada en su apartamento por tanto tiempo — fue “feo”, dijo.

Articulos Anteriores

vea aqui más clasificados

La caricatura de rein

Siguenos