August 17, 2022 7:10 am

Una campeona de los derechos humanos recibe su reconocimiento

Facebook
Twitter
Email
Print
Por Lucy Gellman /
Arts Council – GreaterNew Haven 

Encuentra a tus colegas activistas, sean o no casuales. Búscalos en las calles, en la legislatura estatal, en los comedores universitarios y en los movimientos Santuario. Una vez que sepas quiénes son, ponte a trabajar. 

La organizadora y activista comunitaria, abolicionista de la pena de muerte y defensora de los derechos de los inmigrantes de New Haven, lanzó ese mensaje el miércoles por la noche en Hartford, al convertirse en la integrante 2021 del Salón de la Fama de las Mujeres de Connecticut. 

Más de 200 personas asistieron al acto, celebrado al aire libre en la plaza Mortensen Riverfront de la ciudad. Como prueba de su enorme y a menudo diversa trayectoria, los seguidores de Matos procedían de New Haven, Hartford, Nueva York y hasta de las Islas Fidji. Actualmente es la vicepresidenta de iniciativas del Instituto de Justicia Vera. 

Matos recibió el premio junto a Teresa Younger, presidenta y directora general de la Ms. Foundation for Women, y la pionera de los derechos de las personas trans, Jeirmarie Liesegang, fallecida por cáncer el pasado noviembre. 

Entre las personas que recibieron el galardón se encuentran Enola Aird, Pat Baker, la rabina Donna Berman, Glynda Carr, Callie Heilmann, Lady Pamela Selders, Marilyn Ondrasik y Khalilah Brown Dean, de New Haven. 

El Premio del Presidente recayó en la The Campaign School de Yale, dirigida por Patti Russo, también de New Haven. 

“Esta noche, mientras exaltamos la causa de la justicia social, debemos reconocer que todavía hay muchas libertades y luchas por las que luchar”, dijo Matos al subir al escenario. “Recordemos también que debemos permanecer permanentemente vigilantes, porque algunas de las libertades que hemos dado por descontadas aún no están grabadas en piedra”.
 

Kica Matos, como escribe Addys Castillo en los comentarios más abajo, con miembros su “‘Junte’, un encuentro de gente de la comunidad de la bomba, incluyendo gente de Bomba Works NYC”. Norka Nadal aparece en el micrófono. Joe Santiago, el baterista a su lado, es de Bomba Works NYC.

Nacida en Puerto Rico en 1966, Matos ha dedicado décadas a luchar por la justicia para los inmigrantes, la reforma carcelaria y el fin de la pena capital en todo el país, incluido New Haven. Creció entre Puerto Rico, Trinidad y Tobago y las Islas Fidji, y se fue a Nueva York para realizar estudios de posgrado, primero en ciencias políticas en la New School y después en derecho en la Universidad de Cornell. 

Durante los cuatro años que pasaron en medio de sus estudios, trabajó para el Fondo de Educación y Defensa Legal de la NAACP, organizando principalmente a las comunidades negras del sur de Estados Unidos. Antes de trasladarse a New Haven en 2001, fue defensora federal adjunta en Filadelfia, donde representó a presos condenados a muerte. Para entonces, se había dado cuenta de que “iba a dedicar mi vida a luchar por la abolición de la pena de muerte”, dijo en una película realizada antes de su intervención el miércoles por la noche. 

Después de mudarse a New Haven -los residentes de la ciudad pueden agradecer a su ahora marido, el director ejecutivo de LEAP, Henry Fernández, el haber negociado ese acuerdo-, Matos se convirtió en la primera mujer en dirigir JUNTA para la Acción Progresista, donde creó un programa destinado a satisfacer las necesidades en evolución de la comunidad. Durante el tiempo que estuvo en el cargo, Matos creó programas extraescolares y de verano para los niños, impulsó el aprendizaje de inglés y la asistencia jurídica, y añadió clases de aprendizaje de manejo de vehículos. Cada vez que veía una necesidad en la comunidad, trabajaba para satisfacerla. 

Ese mismo criterio lo llevó al Ayuntamiento en 2007, donde defendió la legislación de “prohibición de la caja” y contribuyó a la creación de la tarjeta de identificación de residente de Elm City como vicealcaldesa de servicios comunitarios, bajo el gobierno del alcalde John DeStefano. Paul Bass, que por aquel entonces empezaba a editar el New Haven Independent, recuerda haber visto una cola de vecinos que daba la vuelta a la manzana frente al Ayuntamiento en las horas previas a su apertura, ansiosos por inscribirse. Casi 15 años después, decenas de ciudades estadounidenses han adoptado programas municipales de identificación similares. 

Entre las personas que acudieron a apoyar a Matos se encontraban Gini King, Glenn y Megan Formica, John Lugo, Barbara Fair, Catherine John, Charla Nich, así como profesores de derecho, viejos amigos, aficionados a la política y defensores de la juventud.

“No conozco a nadie más que haya tenido un impacto tan grande en New Haven”, dijo en un cortometraje antes de las declaraciones de Matos. “Que nos haya inspirado a trabajar juntos para enfrentarnos a nuestros grandes retos de forma tan constructiva”. 

Matos lo hizo mientras se convertía en mamá de Henry Fernández IV, ahora estudiante de tercer año en la Escuela Magnet de Ingeniería y Ciencias (y periodista en ciernes en las páginas de esta publicación) que le lanzó al menos un beso desde el público mientras pronunciaba las palabras “te quiero mucho” la noche del miércoles. 

Lo hizo mientras defendía el fin de la pena de muerte, que Connecticut votó para abolir en 2012. Lo hizo mientras desafiaba a las autoridades municipales, estatales y nacionales por el trato a los inmigrantes, trabajando (y a menudo marchando) mano a mano con activistas, organizadores y personas que viven en la marginalidad, que salieron de las sombras por necesidad. 

Y lo hizo mientras era arrestada frente a la Casa Blanca, al protestar por la agresiva deportación de migrantes durante la administración del presidente Barack Obama, frente a la Torre Trump en Nueva York cuando la Administración Trump atacó la Deferred Action for Childhood Arrivals (DACA), en el centro de New Haven cuando manifestantes bloquearon una intersección en la que la Universidad de Yale Yale había puesto el nombre de un colegio universitario en honor al declarado supremacista blanco John C. Calhoun. 

Su huella ha llegado a todos los rincones de la ciudad de New Haven. Hace cinco años, ella y otros activistas se movilizaron para que Corey Menafee, un empleado negro del comedor de Yale, recuperara su puesto de trabajo después de que rompiera un panel que representaba a personas esclavizadas llevando fardos de heno sobre sus cabezas. Una vez que tuvieron éxito -una victoria que ella atribuye no a sí misma, sino a sus compañeros activistas y a la propia tenacidad de Menafee-, intensificó la campaña y se propuso cambiar el nombre del Calhoun College. 

Ella ha sido una voz constante y permanente en el movimiento santuario de la ciudad, trabajando con una coalición muy variada de organizadores para defender a Nury Chavarria, Marco Reyes, Nelly Cumbicos, Nelson Pinos, y docenas de otros inmigrantes que han enfrentado órdenes de deportación del Servicio de Inmigración y Aduanas. Contribuyó a dirigir el equipo de transición del alcalde Justin Elicker en los meses anteriores a su toma de posesión en 2020. Entre tanto, ha incorporado las artes a los movimientos de protesta, desde los tambores curativosen el New Haven Green, hasta la bomba en nombre de la liberación de los negros y la seguridad de los barrios.  

“Lo cierto es que la justicia casi siempre llega a través de intensas, y a veces largas, batallas”, dijo el miércoles, con las luces brillando detrás de ella. “Batallas libradas por mujeres, hombres y jóvenes, muchos de los cuales se ven directamente afectados por la injusticia”.

En una plazoleta con vistas al río Connecticut, ella encontró su habitual estilo de lucha mucho antes de subir al escenario. Amigos cercanos y miembros de varios grupos, como el Movimiento Cultural Afro-Continental y Bomba Works NYC, la sorprendieron en el acto, saliendo a saludarla con canciones y movimientos de percusión antes de la ceremonia.

De inmediato ella se unió al grupo, poniéndose una falda blanca para bailar antes de rodear un Barrille, y luego apoyando las palmas de las manos en su superficie. Kevin Díaz, que fundó el Movimiento en 2016, le regaló más tarde un tambor pintado con palmeras, océano y nubes blancas bajas. Fue realizado por Joe Santiago, miembro de BombaWorksNYC

En el escenario, Kica animó a los asistentes a seguir luchando, mencionando a la ya fallecida Ella Baker, icono de los derechos civiles.

Se refirió a la Suprema Corte, donde este mes de diciembre, una decisión en el caso Dobbs contra Jackson Women’s Health Organization, podría anular el precedente de 1973 establecido por el caso Roe contra Wade.

Señaló los esfuerzos de supresión de votantes en 18 estados, incluyendo 30 leyes propuestas y firmadas que pretenden mantener a las minorías étnicas, a las personas transgénero y a las mujeres fuera de las urnas.

Centró su atención en la frontera entre Estados Unidos y México, donde la terrible violencia contra los migrantes haitianos, ha profundizado una división racista mucho más profunda y arraigada en el sistema de inmigración de Estados Unidos.

Younger: “Si cada cual hace algo, significa que conseguiremos mucho más”.

En medio de todo esto, dijo Matos, ella piensa en los activistas. Los organizadores de toda la vida, y también los activistas “accidentales”, que han transformado su propia experiencia de vida en defensa de los derechos humanos. Destacó a Menafee, a Chavarria y a Hayley, la hija pequeña de Chavarria, cuyo activismo surgió sencillamente por querer que su madre se quedara en Estados Unidos.

” Espero seguir con todos ustedes en este proceso”, dijo entre vítores, gritos y dos ovaciones. “Soñar en grande. Luchando con fuerza. Y celebrando, en nuestros corazones y en nuestras mentes, el tipo de mundo en el que queremos vivir”.

Younger, cuyo trabajo anterior como directora ejecutiva de la Comisión Permanente sobre la Condición de la Mujer y presidenta de la ACLU de Connecticut la llevó con frecuencia a New Haven, también propugnó por ese tipo de avance. Cuando se despierta cada mañana, dice, “me propongo hacer algo cada día”.

“Si cada uno de nosotros hace algo, conseguiremos mucho más”, prosiguió. “La lucha por la justicia social no consiste en sentarse en lugares cómodos. Entonces, ¿qué hacer, como mis compañeros homenajeados, para sentirse incómodo? ¿Para hacer que otros se sientan incómodos? Para que podamos cambiar los sistemas existentes”. Lea versión en ingles: Arts Council-GreaterNew Haven

Articulos Anteriores

vea aqui más clasificados

La caricatura de rein

Siguenos