sábado, 25 oct 2014

Última actualización:01:32:23 AM GMT

    

La Voz de Conneticut

Banner
jSharing - JA Teline III

¡Vigile siempre los lunares de sus hijos!

E-mail Imprimir PDF

Aunque siempre se toman más precauciones cuando el sol cae de plano sobre nuestros cuerpos, la aparición de lunares en la piel no depende de la estación.

En la mayoría de los casos puede tratarse de manchas que no reportarán problema alguno pero en otros pueden suponer el síntoma de un cáncer de piel. Por ello hay que estar siempre alerta y más aún cuando se trata de niños.

El de piel es el tipo de cáncer más común tanto en Estados Unidos como en otros países desarrollados, y si bien es cierto que en muchos casos este mal es perfectamente tratable, el mejor consejo para desterrar de nuestra epidermis a tan peligroso enemigo es muy simple: ¡protéjase del sol!

A esta recomendación habría que añadir la vigilancia extrema tras la aparición de lunares, sobre todo cuando se trata de niños. Si tiene dudas, no dude en acudir lo antes posible al dermatólogo.

Un estudio divulgado muy recientemente por la revista estadounidense "Cancer, Epidemiology, Biomarkers and Prevention" asegura que las exposiciones prolongadas al sol aumentan en un 5 por ciento la presencia de lunares, que son el factor más peligroso de cáncer en niños menores de siete años.

"Los padres de niños pequeños deben tener mucha cautela cuando los llevan de vacaciones a lugares muy soleados a la orilla del mar y donde la gente está todo el día exponiéndose al sol", declaró a propósito de esta investigación Lori Crane, del Departamento de Salud Comunitaria de la Escuela de Salud Pública de Colorado (EE.UU.).

CÉLULAS BASALES Y ESCAMOSAS.

Mientras los carcinomas de células basales y de células escamosas se pueden tratar con éxito en la mayoría de los casos, el melanoma, que es el tercer tipo de cáncer de piel más común, resulta más peligroso, según han acordado las autoridades sanitarias a nivel mundial.

En estos momentos existen ciertas esperanzas de combatir eficazmente en el futuro esta enfermedad, aunque, como ocurre en la mayoría de los casos, todavía no se ha traspasado el umbral de la experimentación en laboratorio. Científicos estadounidenses del Instituto Médico Howard Hughes (HHMI) han descubierto una proteína que detiene el crecimiento del melanoma, según un estudio divulgado por la revista "Cell". Los investigadores sugieren que si el agente anticancerígeno natural, llamado IGFP7, pudiera producirse y aplicarse tras la fase experimental se crearía una quimioterapia eficaz contra el melanoma metastásico.

Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) contabilizaron en 2004 poco más 50.000 personas diagnosticadas con cáncer de piel en Estados Unidos, de las cuales cerca de 8.000 murieron a causa de la enfermedad.

Las estadísticas reflejan que entre un 70 y un 90 por ciento de los casos de melanoma son provocados por la exposición a los rayos ultravioleta, y que son los niños y los jóvenes quienes presentan mayores riesgos. A ello hay que añadir otros factores, como tener una piel que se enrojece o presenta decenas de pecas con facilidad al exponerse a los rayos solares, unos ojos claros o el cabello rubio o pelirrojo.

Los lunares son el primer síntoma de melanoma, la forma de cáncer cutáneo más letal, y muchos padres consideran erróneamente que sus hijos están a salvo con solo embadurnar la piel expuesta al sol con cremas de alta protección.

Cuando un lunar es asimétrico, presenta unos bordes irregulares, su tono es oscuro y mide más de 6 milímetros, debe consultarse al médico sin pérdida de tiempo.

La aparición de lunares por los efectos nocivos del sol depende de la actividad que se haya desarrollado al aire libre desde la infancia y es en la actualidad entre tres y cuatro veces mayor que hace cincuenta años, dato que se puso de manifiesto durante el XXXV Congreso Nacional de Dermatología, celebrado en Granada (sur de España).

ACTIVIDADES A LA SOMBRA.

Los dermatólogos no niegan que los geles y cremas solares ofrecen cierta protección pero al mismo tiempo advierten de que siempre se corre el riesgo de que los niños permanezcan al sol más allá del tiempo prudencial lo que aumenta el peligro. En consecuencia lo que se recomienda es que los niños, sobre todo en vacaciones, realicen actividades a la sombra entre 10 de la mañana y 4 de la tarde, y si no hay más remedio que permanecer al aire libre, deben usar camisas de manga larga.

Para evitar los efectos nocivos del sol, el presidente de la Academia Española de Dermatología y Venereología, Julián Conejo-Mir, recomienda por su lado no sólo fotoprotección sino también ropa adecuada como gorros o camisetas de colores claros, que tienen el mismo efecto que un protector solar de índice bajo.

Algunos médicos de familia advierten de la necesidad de protegerse lo mismo en días nublados que soleados, y recomiendan aplicarse la crema solar 30 minutos antes de la exposición al sol y repetir esta acción cada dos horas. También recuerdan no olvidar que los rayos solares se reflejan también en el agua, en la arena y en la nieve.

Si a pesar de todo se produce la quemadura solar, una solución de emergencia son los paños húmedos o fríos durante 10 ó 15 minutos varias veces al día para aliviar el calor y el dolor y, a continuación, poner una loción hidratante o gel de aloe vera.

blog comments powered by Disqus